lunes, 1 de octubre de 2012

Yo también soy de la Marca del Este

No voy a contaros de nuevo lo que todos ya sabeis, que las catastróficas inundaciones de Lorca han afectado grávemente a Steinkel, creador de Aventuras en la Marca del Este (Se acabó... y Como una roca en el mar). Tampoco voy a proponer cómo ayudar a nuestro amigo, para eso hay gente que sabe más de este mundillo, conoce mejor las posibilidades y ya han abierto iniciativas, como Holocubierta y NoSoloRol (PDFs de La Marca), Ludotecnia (Saqueadores de Tumbas y Rohan atiende la llamada), Outcasted Project (Heroes por la Marca), La Puerta de Ishtar (Ayudemos a la Marca del Este) y Demonio Sonriente (La Marca del Este te necesita). Me conformaré con apoyar cualquier iniciativa en la que pueda colaborar para ayudar a una persona, a la que apenas conozco, pero debo mucho. Y de eso va esta entrada, de por qué aprecio y quiero apoyar tanto a alguien a quien no conozco (aún) personalmente y con la que tengo una relación basada únicamente en las redes sociales.


Llevaba más de 5 años sin jugar a rol, ya había perdido todas las esperanzas, y me había centrado en los wargames con miniaturas, tanto históricos como Sci-Fi/Fantasía, cuando nuestro amigo Igor comentó la última semana de agosto de 2011 algo acerca de un juego que se llamaba 'Aventuras en la Marca del Este' y a ver si queríamos jugarlo. Jugar a rol de nuevo, por supuesto que sí... De eso no hay duda... Investigué un poquito acerca del juego (cuando digo que estuve más de 5 años sin jugar, también quiere decir que estuve totalmente desconectado del mundillo rolero) y la sorpresa llegó cuando vi la portada de la Caja Roja. Aquello me fascinó sobremanera, e inmediatamente ya estaba creando al personaje con el qué jugar, Baalthor Estrellalejana, un clérigo rechoncho, simpático y bonachón aunque bastante gruñón (podéis leer de sus andanzas aquí). El juego empezaba a introducirse en mi corazón...

Por supuesto tuve que comprarme la caja Roja, y comencé a dirigir con ella a unos amigos casi de inmediato. Poco después y ya casi 'obsesionado' con la Marca del Este, decidí intentar dar un toque al tema adaptando Ravenloft (un entorno de campaña que siempre he adorado) a La Marca. Escribí a Steinkel, el cual me contestó casi al momento dándome ideas, y animándome al trabajo... Mi primera impresión fue que era una persona encantadora, que contestó a todas mis preguntas, y me ayudó en encauzar el proyecto. Casualidad, un par de semanas después Holocubierta lanzó su proyecto de Vermigor, y Steinkel se puso en contacto de nuevo conmigo para participar en él. Cogí el tema con ganas, pero por motivos personales tuve que aparcar el proyecto (y muchos otros temas, incluidos los wargames) durante bastante tiempo. Aún no lo he retomado, hacerlo no me trae buenos recuerdos, pero qué cojones... tendré que ponerme, ¿no?

Fue Jesus, mi tendero maligno favorito propietario de Wargames Bilbao, quien me metió en el Google +, y a través de esta red social empecé a conocer a mucha gente rolera de todos los lados. La Marca también ayudó a conocer a una gente maravillosa con la que día tras día comparto algo de tiempo en el ciberespacio, y con la que me suelo echar buenas risas. Desde aquí, un saludo muy especial para ellos...

Y, ¿a qué coño viene todo este rollo? os preguntaréis, y con razón. Quiero mostraros por qué La Marca del Este significa tanto para mí. Fue el juego con el que retomé las partidas de rol, el juego que me recuerda mis comienzos como rolero con 13 años, el juego gracias al cual tengo un divertidísimo círculo de frikizoides en el G+, el juego que dirijo a mi pareja y amigos... Este juego me ha dado grandes alegrías, y ahora es momento de corresponder. Si me he de quitar unos cuantos euros de mi asignación friki mensual por apoyar al creador de algo que me ha aportado tanto, que así sea. Y si ya estaba pensando seriamente en ir a Lorca a la presentación de la Caja Verde, al LorcaRol y al ya famoso Chainmail Bikini Party, ahora, si al final se puede celebrar, allí estaré sin ninguna duda. Ah, y no es que sea un 'buenista' a tiempo completo... Que también tengo mi ramalazo egoista, como todos... ¿o es que acaso no queremos ver en nuestras manos la caja verde, la negra y la del color que se tercie? ;-)

Ánimo Steinkel, estamos contigo, con tu familia y con tus más allegados... Te apoyaremos en todo lo que podamos, y cómo tú dijiste, con dos cojones: "Por ello, hoy nos levantamos de nuevo y decimos: ya lanzaste dos terremotos contra nosotros, y ahora una devastadora riada... bien, pues aquí seguimos, como una puta roca en el mar, ¿es todo lo que tienes?"