martes, 7 de enero de 2014

Batalla de Antietam (II): Horas centrales del día

10:15 a 11:30 El milagro para los unionistas llega… Sumner se acerca al frente de Jackson y libera la presión sobre el flanco izquierdo nordista. Hill se retira a posiciones defensivas al ver el avance de Sumner a su retaguardia. El sur ha perdido una oportunidad única de hacer desmoronar el ataque unionista.

La batalla se torna de tono azulado
El resto de las tropas azules aprovecha para reorganizarse y salvo algún proyectil de artillería, no hay más movimiento en la zona. Hooker respira tranquilo al ver cómo se retiran las tropas de su flanco, que estaba cayendo poco a poco y, sabiamente, decide no perseguir a las tropas de Hill e intentar reorganizar sus líneas para atacar junto a Sumner más tarde.

Jackson, igualmente, da órdenes a su muro defensivo de que se reorganice. Jones y Lawton mantienen la línea, mientras que Hood protege la retirada de Hill a líneas sudistas. 

En el este, Longstreet da órdenes a McLaws de posicionarse hacia el norte alargando el muro de Jackson e impedir así el flanqueo de las unidades de Sumner a Anderson, general de la división más oriental del muro de Jackson.  Pero McClellan ve ese movimiento y decide presionar más aún el ataque por el norte… Da órdenes a Burnside de cruzar el Antietam lo más rápidamente posible.


Los unionistas presionan por el norte
11:45 Los unionistas deciden atacar en conjunto desde el norte. Sumner, con sus tropas frescas, lidera el ataque, apoyado en el este por las divisiones de Sturgis y Wilcox y por el oeste por parte de los cuerpos de Hooker y Franklin… El ataque es devastador. Cientos de muertos cubren las colinas al norte de Sharpsburg. Solo el flanco oeste de la línea unionista mantiene posiciones, al  ver como la caballería de Stuart, aprovechando la confusión de la batalla, flanquea a Williams. Lamentablemente su ataque es infructuoso. Los unionistas, bien apostados logran detener la carga de la caballería. Stuart es obligado a retirarse por detrás de las líneas confederadas.

Rodman y sus hombres intentan atacar por el sur
En el Antietam, el resto de las divisiones de Burnside que no han participado en el ataque del norte, las de Scammon y Rodman, proceden a cruzar el Antietam. Scammon pretende hacerlo por el centro del rio, mientras que Rodman se desliza hacia el sur para intentar rodear a las tropas de Longstreet. La intención de los nordistas no es realizar un ataque importante con esas tropas. Sólo es una forma de que Longstreet tenga que asignar parte de sus tropas a defenderse de esos posibles ataques, sin que pueda enviarlas a reforzar la defensa del ataque norte. Y así lo hace, no tiene otra opción… Asigna a Walker a la defensa del puente cerca de la Granja Otto, y moviliza a Jones para defender las colinas al sur de Sharpsburg. Cerca de allí Rodman intenta cruzar el Antietam por el paso de Snavely.


El muro de 'Stonewal' Jackson retrocede,
pero sin grieta alguna
12:30 El ataque unionista fue tan fuerte que Jackson decide hacer retroceder a todas las tropas a posiciones más defendibles y más cercanas a Sharpsburg. Las divisiones de Anderson y McLaws, bajo mando de Longstreet, retroceden a su vez continuando la línea de Jackson. DR Jones se despliega protegiendo el sur de la ciudad, y Walker bloquea cualquier intento de atravesar el Antietam por parte de Scammon.

En el extremo oeste de la batalla, Williams, envalentonado tras bloquear el ataque de caballería de Stuart, se lanza al ataque contra las posiciones de JR Jones. Jones ha de retirarse al interior de un pequeño bosque donde resiste el ataque como puede, pero sin recibir apenas bajas. 


La Unión continua la presión sobre las tropas confederadas
13:15 JR Jones recibe una inesperada ayuda por su flanco. La caballería de Stuart, reorganizada, ataca sin piedad a los hombres de Williams, por el flanco haciendo huir a la mayoría de los soldados. Hacia el este El resto de las tropas de Franklin y las de Hooker pasan al ataque, provocando que las tropas de Lawton retrocedan para evitar bajas. Los chicos de Hood, en cambio, aguantan bien el envite, mientras que las de Hill, también aguantan, pero reciben bajas.  Los unionistas se acercan peligrosamente a Sharpsburg. 

Sumner, decide reorganizar sus tropas antes de ejecutar un nuevo ataque masivo. Esto da el respiro que las tropas Anderson, y McLaws, este ultimo muy castigado en el ataque anterior, para reorganizarse y buscar mejores posiciones defensivas.

A orillas del Antietam, Scammon, viendo que es imposible atravesar el puente y enfrentarse a las tropas bien posicionadas de Walker decide dirigirse al sur, y acompañar a Rodman en su intento por abrir un pequeño frente al sur de la ciudad. Walker, libre de enemigos, decide retirase hacia Sharpsburg y quedarse como reserva para cubrir cualquier hueco que pueda quedar en la defensa confederada.


La posición confederada es cada vez más complicada
14:00 El ataque por el norte continúa, pero esta vez, pese  que los unionistas logran empujar hacia el sur a gran parte del muro gris, las bajas sufridas por los nordistas hacen que las brigadas azules se replieguen para intentar reorganizarse. Hooker logra abrir brecha frente a Lawton, pero sin causar las suficientes bajas como para desmoronar la línea y lograr que el ataque sea verdaderamente productivo. Son las baterías confederadas las que están causando estragos al ataque unionista… El arroyo que cruza Sharpsburg, y que más allá alimenta el Antietam, se cubre poco a poco de sangre.

Los ataques de Sumner, por el lado izquierdo del ataque nordista, sufren los mismos varapalos que por el lado derecho. Logran empujar la línea de Longstreet e incluso crear una pequeña brecha en la división de Anderson, pero las bajas que sufre son demasiadas como para continuar el ataque sin reorganizarlo antes. 


Aun queda luz para combatir casi cinco horas más, y esta última parte de la batalla se prevé verdaderamente sangrienta. Las tropas confederadas aguantan como pueden la marea azul que una y otra vez se les viene encima, y los unionistas, pese a que han logrado hacer retroceder considerablemente a los sudistas a posiciones cada vez más cercanas a la ciudad, no han logrado romper el muro de piedra de ‘Stonewall’ Jackson apoyado por tropas de Longstreet, y están sufriendo muchas más bajas que los confederados. Lee está verdaderamente preocupado… A McClellan aun le queda una división de infantería y una de caballería en la reserva. Una vez que estas entren en batalla, aguantar será casi inviable…