martes, 6 de septiembre de 2011

Niebla Victoriana

Londres 1888, una fría y húmeda madrugada de los primeros días de otoño. Una espesa niebla cubre las calles de Whitechapel, mientras tres extrañas figuras recorren lentamente Comercial Street hacia Whitechapel High Street. De lejos, y difuminados por la niebla, parecerían una pareja adinerada de Kensington con su mascota, buscando algo de 'diversión' en las zonas oscuras de Londres, pero la realidad es mucho más terrible...
La primera figura que discernimos entre la niebla responde al nombre de Lord Crowley y camina en cabeza con el porte erguido, vestido de forma elegante y con un paraguas en la mano. Cualquier viandante que le viese no dudaría en considerar al hombre como uno más entre la gente de alta cuna que se acerca a Whitchapel para satisfacer sus más oscuros instintos, lo cual no es del todo falso, simplemente esos instintos no son lo que el observador supondría... Él prefiere secuestrar a mujeres para experimentar con ellas cruelmente sus más nefandos rituales necrománticos.
Una mujer, con un inmaculado vestido de novia que rivaliza con el tono de su pálida tez le acompaña. La mujer, conocida antaño como Lady Usher, oculta tras su misteriosa sonrisa un secreto que pocos conocen. Acompaña a Lord Crowley en sus 'cacerías' para alimentarse de sus presas... Su sangre caliente es lo único que le sirve de alimento para el resto de la eternidad.
Detras de ellos, una fantástica criatura le escolta. Jaybee le llaman, pero su verdadero nombre está perdido en el olvido. 'Camina' a cuatro patas, agachado, husmeando el aire como si buscase presas para sus dos amos. Parece más un animal que un humano, y pese a que en algún momento vivía como cualquier ciudadano londinense, hace ya tiempo que vive rodeado de oscuridad, alimentadose de los muertos.
Esa madrugada dos mujeres morirán de forma horrible, Annie Chapman y Catherine Eddowes, y sus muertes serán atribuidas a Jack el Destripador. Un nuevo éxito de los nigromantes de El Culto: el tétrico personaje inexistente que crearon vuelve a ser acusado de los horrendos crimenes, mientras ellos siguen pareciendo una sociedad esotérica más del Londres de la época...

Valga el presente relato breve de mi cosecha como una presentación de Smog, The Thirteenth Hour, un juego francés steampunk de miniaturas de 50mm, y como prefacio de una futura campaña narrativa que podréis seguir en el blog. Ambientado la Inglaterra victoriana, nos transporta a un Londres alternativo, donde nigromantes, no-muertos, espíritus, magos, alienígenas, mutantes y criaturas aún más extrañas comparten mundo con los simples humanos que apenas conocen su existencia de otra forma que no sea en cuentos que aterrorizan a los niños.
Respecto a las figuras podemos decir que son espectaculares, completamente de resina y extremadamente frágiles. Doblarlas es imposible sin romperlas, y el transporte de las mismas ha de ser muy cuidadoso para que la integridad de la miniatura no se vea afectada. Muchas partes de las mismas son tan delicadas y finas, que la resina se transparenta. En las cajas de las minis debería venir una etiqueta que pusiese HANDLE WITH CARE por lo menos :-P. Pero tratadas y pintadas con cuidado, mimo, y cariño, tendrán un lugar destacado en nuestra vitrina de miniaturas. Os adjunto unas imágenes de los protagonistas del mini-relato para que podais comprobar que no miento al decir que son increibles. Son las imágenes oficiales, ya que aún no he podido pintar mis propias minis.


Aún no he probado el juego, aunque Lord G. y yo le tenemos ganas, y eso que tengo la caja básica desde que la pusieron a la venta hace un par de meses. Os iré contando las impresiones que nos den las primeras partidas que juguemos, aunque a primera vista el sistema de juego parece interesante, totalmente basado en cartas y sin ningún tipo de dado, y que en mi opinión facilita la fluidez el juego. Fisicamente, la caja de juego es compacta, poco más grande que un libro de tapa dura, y trae todo lo necesario para jugar, aunque no tengas minis. Unas fichas de carton circulares con el dibujo de los personajes pueden sustituir a las figuras. Visualmente no queda atractivo, pero te permite probar el juego sin hacer gasto en miniaturas, ya que no son precisamente baratas: cuestan desde 17.50 la más barata a 37.50 la más cara, siendo el precio de la mayoría 22.50 o 27.50, y necesitas de 3 a 6 minis para jugar. Como observais en las fotos de abajo, la caja trae un montón de cartas de juego (110 para ser más exactos), un reglamento de 72 páginas que se asemeja a una libreta de notas, una tabla de iniciativa situada en la 'contra-tapa' de la caja, los tokens necesarios, unos cuantos personajes (junto con sus cartas de características correspondientes) y un tablero de juego en mi opinión no muy grande, y menos para figuras de ese tamaño. Tampoco es un problema insalvable, ya que pensamos diseñar otros tableros para la campaña narrativa. Para empezar, supongo que el mapa que viene será suficiente.

En resumen, un juego ágil a caballo entre juego de tablero y de minis, con cierto toque 'rolístico', y con un trasfondo y desarrollo que invita a hacer una campaña narrativa que cree una buena historia.

Para finalizar, os dejo unos cuantos links:
Aquí podeis descargar el reglamento:
http://www.smartmaxstore.com/media/Smog%20TTH%20Rules.pdf
Esta es la página del juego, donde podeis leer algo del trasfondo del juego (exclusivamente en francés e inglés): http://www.smog1888.com/
Y aquí la tienda oficial del juego, donde además podeis descargar material para el mismo: http://www.smartmaxstore.com/